Publicado el

Si la información vale, entonces pague

En Verb.company, estamos probando algo nuevo. Estamos vendiendo informes digitales por copia. Hemos fijado un precio bajo por copia y ya pusimos en venta el primer informe en nuestra tienda en línea. Como el personaje de Futurama que siempre dice, “Buenas noticias, chicos” antes de enviar su equipo en una nueva misión suicida, tenemos una visión optimista pese a las dificultades del caso.

Creemos que la gente pagará por ciertas noticias en Internet. La mayoría en el sector de medios está en desacuerdo, y nosotros tenemos la esperanza de demostrar que están equivocados. Nuestro principio central es: el valor de la información es inversamente proporcional a la cantidad de personas que tienen la información. Por ejemplo, cuantas menos personas sepan dónde encontrar oro, tanto más valioso es ese dato: si usted es la única persona que lo sabe, entonces su valor es enorme. Nuestro negocio es crear información valiosa a partir de cero.

Lo más difícil en este modelo es liberar las noticias de la publicidad. Para los diarios, el tráfico bajo es “malas noticias”: por doscientos años, ganaron dinero por la cantidad de lectores. Ese modelo de negocios ahora está en ruinas. Pero eso es solamente cierto si uno vende publicidad. Si uno está comprando publicidad, uno desea el menor alcance que maximizará las ventas. Eso es lo que ofrecen Google y Facebook a los anunciantes. Por ejemplo, en vez de comprar un anuncio que llegará a 100.000 personas con la esperanza de llegar a 2.000 clientes potenciales dispuestos a comprar sus relojes de oro, uno ahora puede comprar un anuncio en Instagram para llegar a personas que han mostrado un interés en comprar joyas de oro y que pasan cerca de su comercio cada día.

En nuestro modelo, usamos la misma tecnología que está causando estragos en el sector de las noticias—segmentación muy precisa y económica—para encontrar clientes dispuestos a pagar por la información que estamos creando. Google y Facebook dominan el sector de la publicidad pero tienen dificultades para diferenciar la verdad de las mentiras. En su modelo, ello quizá sea imposible.

Sin embargo, su segmentación de audiencia es una herramienta valiosa para vender nuestros informes. Y nosotros en Verb.company podemos separar el trigo de la cizaña. Los medios periodísticos tienen métodos avalados por el tiempo para acercarse a la verdad. En Verb hemos adoptado las herramientas del periodismo clásico para hacerlo. Por ello hemos creado una redacción calcada de los diarios. En otras palabras, usamos Google y Facebook para vender nuestros productos editoriales. No somos sus socios ni beneficiarios, sino clientes. Rige el famoso principio empresarial: el cliente siempre tiene razón.